¿ Que suelo sirve para mi huerta?

La base de la agricultura orgánica es un suelo fértil. Y un suelo fértil es un suelo VIVO. Qué significa esto? que ese suelo contiene micro-organismos, materia orgánica y minerales: las 3 Ms. En un ecosistema no alterado se genera un círculo virtuoso en el que los macro y micro-organismos trabajan descomponiendo materia orgánica cuyos minerales se transforman en nutrientes que luego van a ser absorbidos por las plantas. 

¿Qué es un Suelo Fértil?

Un suelo saludable cuenta con carbono, nitrógeno, fósforo y potasio entre otros minerales. Todos ellos son necesarios para que las plantas broten, crezcan y se nutran. Por su parte, la comunidad de «bichos» que habita el suelo ( hongos, bacterias, nematodos, micro y macro-organismos)  cumple con la labor de transformar y regular los nutrientes que estarán luego a disposición de los vegetales. 

En el suelo también encontramos distintos niveles de acidez (PH). Para producir hortalizas es ideal contar con un PH neutro (ni muy ácido ni muy alcalino) . En una escala del 0 al 14, se procura contar con un PH 7.

Finalmente tenemos que hablar de «textura».  La textura que queremos lograr en el suelo de nuestra huerta orgánica es la de «suelo franco».  Se trata de un suelo que cuenta con el equilibrio adecuado entre arcilla, arena y limo. Cómo sé si tengo este tipo de suelo en casa? tomando un puñado e intentando amasarlo. Si es suelo franco no va a desintegrarse ya que su composición es uniforme. 

Si el suelo de nuestra huerta está sano, los alimentos que este va a producir serán saludables y nutritivos. 

Tips para conseguir un suelo fértil en casa 

1 – Producí tu propio compost!! Todos podemos tener una compostera en casa, de mayor o menor capacidad según el espacio físico  con que contemos, pero compostera al fin.  Compostar los restos orgánicos que generamos es fácil, higiénico y casi no insume tiempo. El compost es una enmienda orgánica de altísima calidad y un fertilizante inmejorable para nuestra huerta.   

2 – Infusión de manzanilla. Herví  50grs. de manzanilla en 1lt. de agua y usala para regar. Ayuda a prevenir plagas, ya que estimula la resistencia de las plantas.

3 – Infusión de cáscara de banana. Picá dos cáscaras de banana y hervilas en 1lt. de agua. Vas a obtener un te súper rico en potasio, ideal para utilizar como parte del riego en época de floración o para ayudar a producir frutos.

4 – Macerado de cáscara de huevo con limón. Este «jarabe casero» es un fertilizante orgánico muyr rico en calcio y vitamina C. Colocá en un recipiente de vidrio 6 huevos enteros y cubrilos con jugo de limón. Dejalo reposar 9 días y luego usalo en tus plantas.  

4 – Purín de ortiga. Este preparado es abono y además repelente de plagas. Poné a macerar 100grs. de ortiga en 1 lt. de agua y dejalo reposar 10 días como mínimo. Cada 2 o 3 días en necesario remover la mezcla para favorecer un buen macerado. Una vez transcurrido el tiempo, colá el preparado (sólo usamos el líquido), desechá las hojas y regá tu huerta con este excelente remedio natural.

Redacción:

Natalia Giuoggioloni para

Valeria Churba Agricultura Urbana

www.valeriachurba.com.ar

Instagram / Facebook / Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares