¿Te atreves a vivir sin coche?

Compartir!

A la hora de cambiar nuestro estilo de vida para lograr un modo de vida sustentable, toda acción suma, pero los efectos más beneficiosos para nuestro planeta vienen de cambios profundos en la manera en que hacemos las cosas.

Pensando en nosotros como individuos, hay una acción que tiene más impacto que ninguna otra que podamos hacer, renunciar al automóvil particular. Como sociedad, hemos vivido más de un siglo considerando a los coches como una necesidad básica y puede ser difícil imaginarnos sin ellos.

Pero pensar una ciudad sin la contaminación, el ruido y los riesgos que estos provocan es algo que sucede cada vez más a menudo y organizaciones ecologistas e incluso gobiernos alrededor del mundo ya impulsan el cambio.

¿Qué problemas causan los coches?

Para decidir vivir sin coche, antes que nada, hay que ser conscientes de todos los daños que estos causan. Dos temas están en el centro del debate, la salud y el calentamiento global, y ambos aspectos nos llevan al principal problema de nuestros vehículos, los combustibles fósiles.

El grueso de los coches funciona con gasolina, que queman de un modo más o menos eficiente, pero que inevitablemente llenan el aire de nuestras ciudades de gases mortales como monóxido de carbono, los hidrocarburos y el óxido de nitrógeno. Todos ellos están ligados a enfermedades respiratorias como el asma, y a uno de los más grandes males que sufrimos hoy en día, el cáncer.

Por otro lado, son gases que causan el calentamiento global que está aumentando las temperaturas de todo el mundo, con los problemas cada vez más evidentes que esto trae a nuestra sociedad. Aunque los coches no son la única fuente de estos gases, si son la más importante, y su carga medioambiental crece conforme se están combatiendo otras causas.

Hoy, de acuerdo a la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, el 75% de la contaminación del aire proviene de vehículos motorizados.

También, desde 2013 el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer identificó a la contaminación del aire como un factor de riesgo para causar esta terrible enfermedad.

Daños indirectos de los coches

Si el problema son los combustibles fósiles, ¿entonces es necesario decir adiós a nuestros coches cuando ya se están desarrollando vehículos eléctricos que no contaminan? Uno podría pensar que estos son la solución perfecta para limpiar nuestro aire sin cambiar nuestro estilo de vida, pero la movilidad eléctrica sólo resuelve parte del problema.

Los daños no son directos, pero generar las baterías que estos vehículos requieren para almacenar energía está provocando un acelerado aumento en la minería de litio que contamina ríos y destruye espacios naturales desde Bolivia al Tibet.

Los coches aún necesitan llantas, uno de los materiales cuyo reciclado es más complejo… Y finalmente viene el tema del espacio. Los autos que, pese a poder llevar hasta cinco personas suelen ser utilizados por solo una, ocupan una enorme cantidad de suelo en nuestras ciudades.

No se trata únicamente de los embotellamientos que nos hacen perder días enteros de nuestra vida tratando de llegar de un punto A a un punto B. Cuando no están en uso, los autos necesitan estacionamientos, por lo que trabajos, centros comerciales, aeropuertos y todo tipo de infraestructura ocupan parte importante de sus terrenos solamente para dejar nuestros vehículos.

Una vez que volvemos a nuestros hogares, estos lugares quedan desiertos, lo que significa miles de kilómetros cubiertos de concreto con un uso solo ocasional. Hay pocos estudios de cuanto espacio en las ciudades es ocupado por estacionamientos, pero en el caso concreto de Nueva York, se sabe que si se eliminaran los lugares para aparcar, habría espacio para multiplicar por 13 la superficie de Central Park.

¿Cuánto espacio para áreas verdes tendría tu ciudad si se disminuye el número de coches yendo desde grandes superficies hasta tu hogar?

También habría lugar para que las ciudades crecieran hacia dentro, siendo más compactas y evitando que se extiendan sin parar, permitiendo tener mejores espacios naturales más cerca y cambiando el urbanismo hacia un concepto humano y no de grandes distancias.

¿Qué ventajas tiene dejar de usar el auto?

  • Un significativo ahorro de dinero
  • Un estilo de vida mas activo y sano
  • Aire limpio
  • Recuperación de espacio público para que los niños jueguen y los adultos convivan
  • Disminución de enfermedades respiratorias
  • Mejor y más rápida movilidad

¿Como vivir sin auto?

Para transformar nuestras ciudades se necesita tanto un compromiso personal, como políticas públicas.

  • Desde el punto de vista estrictamente personal, podemos tomar la decisión de no comprar un coche y, si ya lo tenemos, comenzar por disminuir su uso, dejándolo al menos una vez a la semana e ir en aumento conforme nos acostumbremos.
  • Desde el punto de vista social, hay que exigir un cambio en las políticas de movilidad, de modo tal que la inversión sea mayoritariamente en transporte público.
  • Hoy un impedimento para muchos en ciudades grandes es simplemente no tener acceso a transporte público de calidad.
  • Apoyar medidas como el incremento de zonas peatonales e impuestos verdes al combustible también ayudan a una transformación a largo plazo.
  • Ciudades como Pontevedra, Copenhague y Ámsterdam ya han logrado eliminar prácticamente todos los vehículos en sus centros urbanos.
  • La planeación y el compromiso de todos, nos pueden llevar por el mismo camino y a tener ciudades humanas y limpias.

¿Te animas a ser parte de este cambio? ¡Cuéntanos!

Redacción: 

Francisco Fontano Patán

Mexicano y descendiente de españoles, desde niño sentí infinita curiosidad por descubrir el mundo, así que estaba escrito que sería un viajero. Exploró el mundo primero a través de mapas, y luego en persona. Tras escribir como freelance en varias revistas, vivió un año en Barcelona donde obtuvo una maestría en periodismo de viaje, fui miembro fundador del proyecto Caminos Sellados y gané un premio Malta Tourism Press Award como coautor del libro Postales del Mundo: Malta. He visitado 23 países de cuatro continentes y mi filosofía es que, en todo lugar hay algo por descubrir.

Fuentes de información:

howstuffworks.com

publications.iarc.fr

www.theguardian.com

Una respuesta a “¿Te atreves a vivir sin coche?”

  1. Lo que se comenta en este artículo es muy cierto y tenemos que ir pensando en el cambio necesario si queremos sobrevivir en este
    planeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *