La experiencia de Cultivar en Grupo

Compartir!

Hoy te contamos sobre la la experiencia de cultivar en grupo!

El ejemplo de Huerta Comunitaria en Vicente lópez

Huerta Comunitaria en Vicente López

Las huertas comunitarias son un fenómeno en expansión. Se trata de programas socioambientales que suelen estar abiertos a todo tipo de público y cuyo objetivo es ofrecer los conocimientos necesarios para emprender un proyecto de huerta.  Pero además, son espacios que buscan vincular a los ciudadanos en una actividad integradora, de fuerte contacto con la naturaleza y socialización.

Ese es el caso de Quinta Trabucco, en el partido de Vicente López. El predio, administrado por la Secretaría de Cultura del Municipio, cuenta con una huerta comunitaria construida por vecinos de la zona que también participan de cursos regulares en el lugar.

Liliana, Patricia y Cristina son parte de este grupo de huerteros amateurs y sus relatos ilustran la vivencia de la huerta comunitaria, en primera persona.

Huerta social

¿Por qué compartir el trabajo en la tierra? 

El equipo de trabajo que participa en el centro cultural de Florida Este cuenta hoy con más de 25 personas que concurren, semanalmente, a mantener y hacer crecer el emprendimiento. Como suele suceder en este tipo de experiencias, se conformó un equipo heterogéneo conformado por hombres y mujeres de todas las edades, de profesiones muy distintas entre sí, pero con un interés común: acercarse al universo de la huerta orgánica.

Algunos de ellos están haciendo su primera experiencia en agricultura y otros se acercan para ampliar sus conocimientos y sumar práctica. Pero también están quienes, como en el caso de Liliana (55), se suman a la propuesta buscando bienestar: “Tenía ganas y tiempo de comenzar un curso que me aportara a mejorar mi calidad de vida. Todo lo que aporte a la naturaleza y al equilibrio del ser humano con su medio ambiente me parece muy importante. Y si le sumamos que en la huerta podemos ver resultados materiales de nuestro esfuerzo y gratificarnos con ello, me parece un motivo válido”.

La búsqueda de un cambio en los ritmos cotidianos aparece como una de las razones principales a la hora de explicar el interés en la temática. Eso es lo que también cuenta Cristina (59), vecina de Olivos, cuando se le consulta el por qué de su participación: “La experiencia es muy gratificante y terapéutica. Trabajar en la huerta es muy bueno para bajar el stress”.

Huerta Orgánica

¿Qué perfil debe tener un huertero comunitario? 

Pero emprender la aventura de una huerta grupal es mucho más que relajación. Proyectar cultivos y cosechas comunitarias implica la responsabilidad de hacerse cargo de tareas propias y también respeto por el trabajo del otro. Compromiso y disciplina son requerimientos esenciales.

“El principal desafío fue poder sostener durante todo el año la asistencia en el curso. De hecho empezamos más de 50 y finalizamos alrededor de 15. Parece algo muy simple pero conlleva un gran esfuerzo poder mantener una huerta sana y productiva”, comenta Cristina.

En este tipo de experiencias los quehaceres suelen repartirse equitativamente entre los miembros del grupo y las decisiones son consensuadas en equipo. Si bien pareciera no ser tarea fácil, tal vez la buena predisposición con la que se acerca cada huertero hace que las actividades se desarrollen sin mayores complicaciones, tal como explica Liliana: “…cuando alguien faltaba nos pasábamos los apuntes. Cuando se compartía algún tema era posible  conversar ordenadamente y en el trabajo de huerta intercambiábamos tareas sin problemas”.

Tan ameno resultó el vínculo entre los asistentes a Quinta Trabucco que incluso armaron un grupo de whatsapp para organizar las tareas de riego durante el verano.

¿ Que otros aprendizajes nos deja la huerta? 

Las enseñanzas que aporta una experiencia de huerta social trascienden los conocimientos sobre vegetales y frutos.  En este tipo de vivencias, además de incorporar valores sobre el cuidado del ambiente,  los alumnos suelen desarrollar nuevas herramientas de socialización y conciencia sobre el trabajo en equipo.

“Compartir experiencias personales…” es la primer respuesta de Liliana cuando se le consulta a cerca de esas otras lecciones que se lleva de las clases. Y es que una huerta compartida es un espacio de encuentro e intercambio permanente con esos nuevos compañeros que siembran, cultivan y cosechan a la par.

Los aportes en relación a las formas en las que podemos intervenir para cuidar el ambiente y la toma de conciencia a la hora de consumir aparecen como otros de los conceptos importantes que se descubren gracias al trabajo grupal en la tierra.

Huerta en la ciudad

¿Cómo se organiza una cosecha compartida? 

El momento de la cosecha es, probablemente, uno de los más esperados por los huerteros. Representa una suerte de “broche de oro” que sella el esfuerzo y la dedicación de meses, recompensando a los trabajadores de la tierra con el fruto de su trabajo.

La vivencia de Cristina es clara en ese sentido: “Lo más divertido es el momento de la cosecha y el ver cómo va creciendo la huerta semana a semana. Obtuvimos enormes ejemplares de zapallitos, berenjenas, repollos, etc. Esto es lo más satisfactorio, ver que todo el esfuerzo daba sus frutos“.

La organización y administración de las cosechas depende de cada proyecto y suele estar pautada desde el inicio de la experiencia. En el caso de Quinta Trabucco, los frutos y vegetales se reparten de manera equitativa y cuando se trata de cultivos espaciales -como zapallos o coliflores- estos se sortean entre los alumnos.

Algunos de los vegetales que se cosecharon en la quinta de Florida Este,  durante la temporada 2017, fueron tomates, zapallos cebollines, rúcula, rabanitos, albahaca, espinaca, menta y remolacha.

Huerta Comunitaria

Más allá de las impresiones particulares y los distintos aprendizajes que cada alumno se lleva consigo, aparece un factor común a la hora de buscar coincidencias: todos opinan que volverían a participar de una experiencia de huerta comunitaria.  Más aún, todos recomiendan hacer el intento de ser parte, como indica Patricia con mucha contundencia: “Me encantaría seguir y lo recomiendo a todos!!!”

Información de Conctacto: Quinta Trabucco

Carlos Francisco Melo 3050, Florida Este, Vte. López.

Informes: Valeria Churba -11-6107-8000

Redacción: 

Natalia Giuoggioloni para

Valeria Churba Agricultura Urbana

www.valeriachurba.com.ar