La “partícula de Dios”

Ayer los jefes de equipo de los dos experimentos más grandes de la historia, que se realizan en el Gran Colisionador de Hadrones (LHC), del Centro Europeo de Física de Partículas (CERN ), dieron a conocer las ultimas novedades sobre el único integrante de la familia subatómica que falta descubrir para completar la teoría que describe cuáles son y cómo interactúan entre sí las partículas que forman el universo visible: el bosón de Higgs.

El bosón de Higgs:

En el Modelo Estándar, la teoría que explica de qué está hecha y cómo interactúa la materia (formada por moléculas, átomos y partículas elementales), sólo resta una incógnita: cómo estas adquirieron su masa (en física, la resistencia a la aceleración).

En 1964, seis físicos, incluyendo al británico Peter Higgs, propusieron que ésta surgiría de la interacción con un campo que invade todo el espacio-tiempo. Y el bosón sería la partícula resultante de las excitaciones de ese campo.

El Gran Colisionador de Hadrones es un acelerador que lanza haces de protones (uno de los componentes del núcleo atómico) a casi la velocidad de la luz en ambos sentidos por túneles de 27 km de circunferencia. Cuando chocan, se desintegran dando lugar a lluvias de partículas elementales. Los científicos analizan grandes volúmenes de datos para encontrar las huellas de las partículas hacia las que decae el bosón de Higgs.

La “partícula de Dios”, sería la clave para explicar por qué existe la masa.

Fuente: www.lanacion.com.ar