Consumo Responsable: Greenwashing, ¿hasta dónde se es una empresa sustentable?

Greenwashing es un término muy utilizado en el mundo empresarial, pero a su vez poco escuchado dentro de sus mismos consumidores. Es probable que alguna vez no hayas entendido como una compañía  puede promocionarse a través de sus campañas publicitarias como “verde” cuando sus acciones agreden en gran medida al medio ambiente; esto existe cuando practican Greenwashing. Enteráte de qué se trata el término e informate sobre lo que consumís día a día

 

Con el paso de los años los intereses de los consumidores fueron cambiando y con ellos también las técnicas de comunicación de las empresas para acercarse a ellos. Las primeras publicidades hacían hincapié en los productos y en las empresas que los fabricaban. A su vez, durante la década del 70 las teorías económicas sostenían que las empresas sólo debían limitarse a generar y obtener ganancias respetando todas aquellas normas legales y éticas que le eran impuestas por la sociedad. Estas teorías no veían a las empresas como un actor más en la sociedad, como así tampoco tomaban en cuenta que las labores de dichas organizaciones repercutían sobre otros y viceversa. Al surgir grupos de presión social y asociaciones ciudadanas que vigilaban las acciones de las grandes corporaciones se comenzó a entender que la sociedad es quien le proporciona a las corporaciones la posibilidad de existir y funcionar. Con dicho cambio de paradigma las grandes mentes publicitarias vieron que las empresas debían interpretar las necesidades de sus clientes y crear anuncios que fueran la “solución” a éstas necesidades a través de  la idea de vivir una experiencia: producto (o servicio) – consumidor. 

También la conciencia ambiental  fue modificándose, al punto tal que la sociedad comenzó  a exigirle a las empresas cierta responsabilidad en sus acciones a la hora de producir; muchas de éstas supieron entender el cambio e introducirse en el mundo de la RSE (Responsabilidad Social Empresaria) entendida como: La voluntad de las organizaciones de incorporar consideraciones sociales y ambientales en su toma de decisiones y actividades en la sociedad y en el medio ambiente. Esto implica un comportamiento transparente y ético que contribuya al desarrollo sostenible, cumpla con la legislación aplicable y sea coherente con la normativa internacional de comportamiento. Por otro lado hubo empresas que se  sumaron a una “movida” diferente: la del Greenwashing.

 

Greenwashing (algo asi como “lavado verde” ) es un término usado para describir la práctica de ciertas compañías, al darle un giro a la presentación de sus productos y/o servicios para hacerlos ver como respetuosos con el medio ambiente. No obstante, este giro es meramente de forma y no de fondo por lo que se convierte en un uso engañoso de la comercialización verde.  La lengua inglesa tiene esa mágica posibilidad de combinar las palabras para formar otras nuevas, y si alguna advertencia debemos escuchar en su surgimiento es que es la propia realidad de lo que acontece lo que las ha hecho necesarias. Es así como términos como greenwashing – literalmente, “enjuagando en verde”- nos vienen a alertar sobre la creciente inclinación de empresas con actividades contaminantes que no se muestran inclinadas a mejorar sus procesos, pero sí a desarrollar estrategias de comunicación que laven la cara de sus productos para permitir que sus clientes se sientan anticipadamente absueltos de la culpa de consumirlos.

 

green-washing

El Greenwashing de las fábricas

Ejemplo

En la década del 90, los fabricantes de automóviles lograron un éxito impresionante. Consiguieron que en ciudades como Los Angeles las camionetas todoterreno se convirtieran en el vehículo urbano por excelencia, asociándolas, mediante la publicidad, con el deseo de los consumidores de “estar en contacto con la naturaleza“. Aunque una encuesta de entonces reveló que la mayoría nunca bajó del pavimento, las 4×4 eran más caras y, por lo tanto, dieron más ganancias, pero también consumían el doble de combustible y lograban eludir la legislación ambiental de los Estados Unidos, que exigía bajas emisiones a los autos nuevos porque, según un deliberado agujero legal, eran calificadas de sports utility vehicles .

Ahora que conoces de que se trata el término Greenwashing tenés más posibilidades de investigar sobre lo que consumís a diario y exigirle a las organizaciones una mayor transparencia en sus acciones; no te quedes con la idea de que una empresa es amigable con el medio ambiente por sus nuevas bolsas ecológicas u hoteles que  sólo llenan de papeles sus habitaciones hablándote  sobre el cuidado del agua en el baño. Pediles más para que el compromiso sea mutuo y el futuro más sustentable. 

 

Fuentes:

Tesis “Comunicación interna repsonsable” (Fernanda Haisner) www.palermo.edu

http://www.expoknews.com/

www.lanacion.com.ar