Arquitectura Subterránea

La arquitectura subterránea o climática es aquella que se diseña teniendo en cuenta las condiciones ambientales del entorno sobre el que se asentará el edificio para lograr un nivel de bienestar en su interior sin necesidad de recurrir a sistemas de climatización. Aprovecha al máximo las fuentes naturales de calor, luz y ventilación.

En tiempos pasados se disponían las casas de manera coherente con las condiciones ambientales.

Para la construcción se deben cumplir varios requisitos como un terreno adaptado que consiste en arcilla, areniscas, margas, calizas, conglomerados o roca sedimentaria.

Corte en perspectiva sobre construcción subterránea.

Corte en perspectiva sobre construcción subterránea.

 

Por lo general las temperaturas del interior de estos lugares rodean cerca de la temperatura medio anual del aire de la zona.  En cuanto al techo y las paredes, por poseer inercia térmica hace que el mínimo y el máximo de la temperatura del interior del lugar sean mucho más retrasados que la del exterior.

La construcción no impacta como las demás construcciones al Ambiente. Por lo general no es necesario disponer de una calefacción, ni de un equipo de aire acondicionado, ya que siempre se mantiene a una temperatura confortable para el usuario. Además estas construcciones se adaptan al espacio en donde están situados, ya que casi no se nota la aparición de este encima del terreno.

Entre sus principales ventajas destacan el ahorro energético (más de un 60% respecto a una vivienda convencional), el menor impacto ambiental y mayor confort de sus habitantes.

Perspectiva del Museo Nacional de la Energia

Perspectiva del Museo Nacional de la Energia

 

Factores que tienen en cuenta la arquitectura subterránea

  • La ubicación: se pretende conseguir el máximo aprovechamiento de la radiación solar y crear corrientes naturales de aire; la casa debe tener una orientación norte-sur. La fachada sur estará iluminada todo el día, por lo que ahí deben construirse las estancias donde los habitantes pasen la mayor parte del tiempo; la radiación solar no llega a la fachada norte de la casa, por lo que conviene construir zonas de paso, pasillos, alacenas, salas de máquina y similares en esa zona del edificio. La zona este se reserva para los dormitorios.
  • Ventilación Cruzada: Consiste en generar aberturas estratégicamente ubicadas para facilitar el ingreso y salida del viento a través de los espacios interiores de los edificios, considerando de manera cuidadosa la dirección de los vientos dominantes. Para facilitar la circulación de corrientes de aire naturales que permitan calentar o refrigerar las distintas estancias de la vivienda.
  • Efecto invernadero: es la técnica más utilizada para generar calor. Consiste en la instalación de grandes ventanales o cristaleras en la fachada sur, y puede ir acompañada de la construcción de un invernadero adosado a la vivienda. Este sistema requiere un juego de aberturas para controlar las corrientes y la construcción de aleros o voladizos estudiados con anterioridad para permitir que la radiación solar entre en inviertno, cuando la incidencia de los rayos es más oblicua, y no lo haga en verano, época en que los rayos inciden verticalmente.
  • Refresco de aire: para generar frío lo más sencillo es aprovechar el sistema de ventilaciones cruzadas forzando por convección natural una corriente de aire desde el norte que pase por toda la casa y vaya por la parte más alta de la vivienda, o forzando a través de ventiladores eléctricos una corriente de aire fresco por galerías subterráneas que lleguen a todos los lugares de la casa.

 

En el video podemos realizar un paseo virtual sobre una construcción subterránea y conocer como  interactua el exterior con el interior en los diferentes espacios.

 

Redacción:

Mariana Perez

Mariana Pérez

Diseñadora de Interiores

mariana@espaciosustentable.com

 

Fuentes:

Casa Cueva
Edificios Semienterrados