Noruega a favor de las renovables

La periodista ambiental Laura Rocha encargada del blog ambiental de La Nación entrevisto durante su visita a Noruega el año pasado al ministro de Ambiente de Noruega, Erik Solheim quien comento la situación y los objetivos del país en cuanto a medio ambiente, entre ellos el cambio climático y programas para el cuidado de los bosques nativos.

“Creo que el cambio climático está relacionado con el riesgo de la biodiversidad, también con la acidificación de los océanos que tiene que ver con los cambios en la composición de los stocks de las pesquerías. Es por eso que creemos que el cambio climático es una verdadera amenaza”.

“Creemos que tenemos que aplicar normas estrictas para la industrias del gas y el petróleo y necesitamos que mejoren cada hora y cada día porque no podemos aceptar ninguna pérdida ni ninguna catástrofe desde ese sector. El petróleo y el gas no son industrias amigables con el ambiente y es por eso que deben estar absolutamente seguras de que no hay ninguna pérdida. Y para eso debemos contar con un sistema transparente y sin corrupción. No es fácil, es una larga lucha en Noruega y en la cual las ONG ambientalistas luchan hace tiempo”

La relación con las ONG es relativamente buena pero también pasan buena parte del tiempo criticando al gobierno”.

“Definitivamente las energías renovables son una de las armas principales para combatir el cambio climático, pero también tenemos que agregar otros temas como captura y almacenamiento de carbono, pero definitivamente debemos desarrollar energía eólica, solar, hidroeléctrica, biomasa. No hay límites tecnológicos para poder desarrollarlas, es sólo una cuestión de baja de los precios y los costos, del mismo modo que sucedió con los teléfonos móviles o con Internet que hoy pueden ser afrontados por todo el mundo”

La energía hidroeléctrica es la más importante en Noruega, tenemos grandes saltos y nuestra red está alimentada básicamente por ella. Sorpresivamente, a pesar del clima también contamos con una importante industria de la energía solar, gracias al gran desarrollo que hemos tenido en el pasado de la industria del silicio, aunque no tenemos tanto sol como la Argentina”.

Fuente:

blogs.lanacion.com.ar