Mundial Brasil 2014: su huella de carbono

La huella de carbono es la medida del impacto que provocan las actividades del hombre sobre el ambiente, determinada según la cantidad de gases de efecto invernadero producida, la cual se mide en unidades de dióxido de carbono. En algunos casos se pueden incluir además emisiones vinculadas a la comercialización, transporte y procesamiento de productos o servicios. Casi todas nuestras actividades, incluso comer, dejan su huella…

La huella del mundial

Según estimaciones del Ministerio de Medio Ambiente brasileño, las emisiones totales que se producirán durante el Mundial alcanzarán las 1.406 millones de toneladas de dióxido de carbono equivalente (CO2e), de los cuales 87,1% proceden del transporte aéreo internacional, 9,2% de los vuelos domésticos, 1,8% del alojamiento, 1,4% de las operaciones y 0,5% de la construcción.

Para mitigar este impacto, una de las medidas que adoptó, según indican desde Embratur, el Instituto Brasileño de Turismo, es la iniciativa ‘Bajo Carbono en el Mundial’, que se basa en “un llamado público a las empresas a fin de que donen créditos para la compensación de las emisiones generadas por la realización de este evento”. De este modo, las 11 grandes empresas que, hasta comienzos de junio, adhirieron a la convocatoria “contribuyeron con Reducciones Certificadas de Emisiones (RCE) provenientes de proyectos capaces de neutralizar gases del efecto invernadero”.
Gracias a esta iniciativa, a principios de junio, antes del comienzo de la Copa, ya se habían compensado 420.500 toneladas de CO2e, número que “supera las 59.200 toneladas CO2e estimadas para las actividades como obras, uso energético en los estadios y desplazamiento de los vehículos oficiales”, según cifras oficiales.

pv2


Otra de las acciones sustentables que están teniendo lugar en Brasil es el Pasaporte Verde, el cual fue creado en 2008 por el Programa de la Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y relanzado para el Mundial en conjunto con los Ministerios de Medio Ambiente, Deporte y Turismo de Brasil.

Se trata de una aplicación para celulares que ofrece a los turistas recomendaciones de cómo minimizar su impacto ambiental durante su estadía. Además de consejos relativos al turismo sostenible y responsable, esta campaña incluye 60 alternativas de viajes a cada una de las ciudades sede y sus alrededores, jornadas de sustentabilidad para que hoteles, bares y restaurantes participen en prácticas de ecoeficiencia, y el llamado ‘Compromiso Pasaporte Verde‘, una herramienta online a partir de la que los distintos establecimientos pueden hacer una autoevaluación para conocer el nivel de sostenibilidad que poseen en sus prácticas de producción y servicios.

45095_p16_arriba

Otro de los hitos sustentables e Brasil 2014 es la adecuación de los estadios -ya sea a partir de su construcción o de su remodelación- a los criterios de sostenibilidad ambiental. Así, señalan desde Embratur, las 12 edificaciones cuentan con certificaciones de esta naturaleza, una exigencia que será adoptada por la FIFA para las próximas ediciones de este evento.
Uno de los casos más emblemáticos, por la mística que lo rodea, es el del Maracaná de Río de Janeiro, que fue reformado para brindar mayor comodidad y seguridad a sus 78.838 espectadores, teniendo como meta la obtención de la certificación LEED, el prestigioso sello de sustentabilidad.


“La readecuación del Maracaná incorporó criterios de sustentabilidad a lo largo del proyecto, desde el reciclado o reaprovechamiento dentro de la obra de más del 90% de los residuos generados, hasta la implantación de una usina fotovoltaica”, describen desde Odebrecht, empresa que, en alianza con actores públicos y privados, lideró el proyecto.
Además, se colocó un sistema de generación y utilización de energía renovable, que cuenta con 1.552 módulos fotovoltaicos y una usina fotovoltaica con una potencia capaz de generar energía por 500 Mega Watts/h por año (equivalente al consumo de 240 hogares) que permitirá reducir el consumo. A esto, se suma la incorporación de un nuevo sistema eléctrico, que incluyó la instalación de 23.000 luminarias LED.
Por último, el nuevo Maracaná cuenta con sistemas economizadores de agua, que permiten la reutilización del agua de lluvia, una reducción del 30% del consumo y el ahorro de más del 50% de agua para el riego del campo.

Fuentes:

www.cronista.com

www.ambiente.gov.ar/