Hallazgo de científicos argentinos para crear un protector solar natural

Una sustancia hallada en levaduras de bosque patagónico fue patentada por científicos del Conicet para desarrollar un protector solar, de bajo costo, en un laboratorio de Bariloche. Otro descubrimiento Argentino, esta vez para protegernos de lo radiación solar. Es muy importante utilizar protección en verano en las horas difíciles ya que por el agujero de ozono corremos riesgos de afectar nocivamente las células de la piel.

El biólogo Diego Libkind, del Instituto de Investigaciones en Biodiversidad y Medioambiente relata: “Hace un par de años encontramos una molécula en levaduras que parecía ser uno de los mecanismos que usan estas levaduras para poder sobrevivir a las condiciones de alta incidencia de radiación”.

Lo que hizo el equipo: “fue extraer la molécula, purificarla, caracterizarla para ver si era estable, si aguantaba mucha radiación ultravioleta (UV) y tenía características de interés biotecnológico como para hacer factible su uso en cremas y geles de protección solar”.

“El proceso fue positivo y terminó en una aplicación de patente junto con el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas, porque podemos cultivar una gran cantidad de levadura en el laboratorio para extraer la molécula llamada micosporina, purificarla y meterla en cremas y geles”, contó.

Estos organismos resisten “porque evolutivamente lograron producir un mecanismo de resistencia a esas condiciones”. Libkind dijo que “son microorganismos nativos de la Patagonia argentina que nadie conocía y estamos descubriendo, buscando emplearlos en procesos de biotecnología”. Usar estas levaduras como producto sustentable y  natural para protector solar va con la tendencia del mercado a buscar cosas naturales, por lo que ya hay varias empresas interesadas.

“Existen productos de protección solar que contienen sustancias generadas químicamente, cuya evaluación de impacto en la salud humana y ambiental es bastante desconocida todavía, aunque hay indicios de que algunos pueden tener efectos nocivos al sistema hormonal humano, y al ambiente como contaminante”.

Fuente: infobae.com