Sustentabilidad Internacional: ¿Que son los empleos verdes?

En 2008, la Organización Internacional del trabajo (OIT), el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), la Organización Internacional de Empleadores (OIE) y la Confederación Sindical Internacional (CSI) lanzaron conjuntamente una  iniciativa para generar nuevos oficios llamados por ellos: Empleos Verdes; lo que valdría decir que sean sustentables en términos ambientales y decentes en términos sociales, con el fin de ayudar a los gobiernos y a los interlocutores sociales a hacer de este potencial de trabajo decente una realidad en un contexto donde se armonicen las políticas con los objetivos ambientales y laborales.

Trabajos Sustentables

Trabajos Sustentables

La transformación provocada en un mundo con bajas emisiones de carbono influye en las necesidades de generar nuevas competencias laborales para el aprovechamiento sustentable de los recursos naturales, en este caso proponemos  la utilización de energías alternativas y renovables, la instalación de terrazas verdes o techos vivos y la recuperación de residuos, como el principio de muchas normas de nuevas competencias y capacidades que deberán elaborarse para que el cambio pueda ser realizado desde el concepto de transición justa, basada en el trinomio ambiente, trabajo y producción.

Trabajos Sustentables

Trabajos Sustentables

Para la OIT existen las siguientes maneras de generar nuevas competencias laborales, y se clasifican según las necesidades actuales del mundo del trabajo:

  • En primer lugar, la necesidad de crear un desplazamiento de las actividades en la economía; por ejemplo, de aquellas que son menos eficientes en materia de energía y generan mayores emisiones de Dióxido de Carbono (CO2) hacia las actividades que son más eficientes y menos contaminantes. Este tipo de transformación se produce a nivel de la industria y provoca desplazamientos estructurales en la actividad económica y, por lo tanto, en el empleo entre y dentro de los sectores. Los cambios estructurales a su vez, disminuyen la demanda de algunas ocupaciones y perfiles de competencias laborales y aumentan la demanda de otros. Un ejemplo de este cambio estaría en el crecimiento de fuentes de energía alternativas y renovables, como la energía eólica o la solar, y la relativa disminución en la producción y el uso de combustibles fósiles. Estos cambios señalan la necesidad de calificación y recalificación de los trabajadores para permitir a éstos y a las empresas desplazarse de sectores y ocupaciones en declive a otros en crecimiento.
  • En segundo lugar, entre los cambios estructurales, podemos observar la adopción de nuevas regulaciones y el desarrollo de nuevas tecnologías y prácticas que llevan a la aparición en algunos casos de ocupaciones enteramente nuevas. Este proceso es altamente dependiente de las particularidades de cada país. Por ejemplo, la ocupación Técnico en energía solar es a menudo considerada como de creación reciente en los países donde la energía solar se posiciona como una nueva tecnología. Las ocupaciones emergentes requieren de entrenamientos, así como la creación de nuevos cursos de formación y la adaptación de los sistemas de calificación académica y formación profesional que sean pertinentes y consustanciados con la políticas de Estado en relación a los requisitos normativos sobre el cuidado ambiental, incluyendo nuevas tecnologías para la instalación, mantenimiento operativo y diseño de proyectos de energías alternativas y renovables
  • En tercer lugar, nuevas capacidades serán necesarias para los trabajadores que ejercen profesiones existentes en numerosos sectores, en el marco del proceso de transformación de los empleos existentes. Este cambio es indispensable en las competencias laborales necesarias para nuevas tareas y es el más extendido: de hecho, será generalizado, y exige un mayor esfuerzo de revisión de los planes de estudios en vigor, las calificaciones académicas y los programas de capacitación existentes en todos los niveles de la educación y la formación profesional y continua.[1]

La transición hacia una economía con bajas emisiones de Carbono requiere contar con calificaciones adecuadas para los empleos sustentables en términos ambientales y decentes en términos sociales, Empleos Verdes en el marco de la OIT. Hoy en día, la carencia de calificaciones ya se reconoce como un serio cuello de botella en numerosos sectores, como por ejemplo el de las energías renovables, la eficiencia energética, el uso eficiente de los recursos, la renovación de inmuebles, los servicios ambientales y la fabricación de diversos productos. La adopción y difusión de tecnologías limpias exige calificaciones para la aplicación, instalación, adaptación y el mantenimiento de la tecnología. También es crucial para las economías y las empresas contar  con trabajadores que posean calificaciones que les permitan adaptarse rápidamente a los cambios que surgen permanentemente como consecuencia de las políticas ambientales o el cambio climático.

Empleos Verdes

Empleos Verdes

En este contexto, la OIT, en cooperación con el Centro Europeo para el desarrollo de la formación profesional (Cedefop), está llevando a cabo una investigación aplicada a políticas sobre calificaciones necesarias para alcanzar economías bajas en emisiones de carbono. Los países participantes son: Alemania, Australia, Bangladesh, Brasil, China, Costa Rica, Dinamarca, Egipto, España, los Estados Unidos, Estonia, Filipinas, Francia, India, Indonesia, Malí, el Reino Unido, la República de Corea, Sudáfrica, Tailandia y Uganda.[2] Esto genera antecedentes importantes en la temática.

En Argentina es imperativo comenzar la formación profesional de los trabajadores en relación a estos Empleos Verdes (que la SAyDS prefiere llamar empleos sustentables en términos ambientales y decentes en términos sociales) que permitan acompañar el desarrollo y aplicación de las nuevas tecnologías y sus regulaciones

Para la OIT “los empleos son verdes cuando ayudan a reducir el impacto ambiental negativo guiando hacia empresas y economías que son ambientalmente, económicamente y socialmente sostenibles. Más precisamente, empleos verdes son empleos decentes que:

  • reducen el consumo de energía y materias primas;
  • limiten las emisiones de gases de efecto invernadero;
  • minimizan el desperdicio y la contaminación;
  • protegen y reconstruyen ecosistemas.” [3]

Según la Posición de Argentina a nivel internacional y en consecuencia acorde a la posición de la SAyDS, se remplaza el término empleo verde por empleo de calidad, y  se lo considera como un trabajo sustentable en términos ambientales y decente en términos sociales. El Empleo Verde, debe reducir los impactos ambientales de las empresas y los sectores económicos hasta niveles sustentables, proveyendo condiciones de trabajo y vida decentes a todos aquellos involucrados en la producción, y asegurando el respeto de los derechos laborales y sindicales.

Bajo esta definición, varias dimensiones de los empleos verdes deben ser tenidas en cuenta: su capacidad de reducir los impactos ambientales, su capacidad de generar Trabajo Decente, su respeto de los derechos sindicales y su capacidad de incluir a las mujeres y los jóvenes en el mercado de trabajo.[4]

 

Trabajos Verdes

Trabajos Verdes

Redacción:

pau ruggeri

Lic. Paula Raquel Ruggeri

Directora de Espacio Sustentable

paula@espaciosustentable.com

Fuentes:

[1] Adaptado de http://www.oitcinterfor.org/general/empleos-verdes-y-nuevas-calificaciones

[2] http://www.ilo.org/skills/projects/WCMS_141061/lang–es/index.htm

[3] Guía de recursos sobre los empleos verdes- OIT

[4] Los empleos verdes según la confederación sindical internacional  (CSI). La nueva economía discutida en las conferencias internacionales rio + 20. Debe crear empleos verdes y decentes.

Búsquedas recientes