Eficiencia Energética en el Hogar

Generando Espacios Sustentables

1. Al poner el lavarropas o el lavavajillas, ajustá la capacidad al máximo y utilizá programas de baja temperatura. Vas a ahorrar energía y tu ropa, al lavarse con agua más fría, durará más tiempo.
2. Mientras te lavás los dientes o te enjabonás en la ducha, cerrá la canilla de agua.
3. Apagá los aparatos eléctricos y a gas que no estén siendo utilizados.
4. Desconectá los aparatos -TV, microondas, equipos de audio, DVD y PCs- que estén en stand by, pues siguen consumiendo energía y no producen ningún beneficio.
5. A la hora de comprar un electrodoméstico, optá por los más eficientes (Clasificación A).

Guiate con la ETIQUETAS DE EFICIENCIA ENERGÉTICA que están pegadas sobre los artefactos para conocer su consumo energético y otras características importantes.

Podés ahorrar tanto con tu freezer y heladera, ¡que te vas a quedar helado!

6. Regulá el termostato de la heladera para mantener la temperatura interior entre 2º C y 4º C.
7. Instalá la heladera o el freezer lejos de fuentes de calor, como hornos, termotanques o lugares donde la luz solar incida directamente sobre ellos. Y dejá un espacio entre el equipo y la pared para permitir la circulación de aire y, de esa forma, facilitar su ventilación.
8. Verificá que las puertas cierren herméticamente para evitar fugas de aire.
9. Evitá que la puerta de la heladera o freezer permanezca abierta durante mucho tiempo.
10. Enfriá los alimentos o bebidas a temperatura ambiente antes de almacenarlos en la heladera. Si se los coloca calientes, se produce un consumo de energía innecesario.
11. Descongelá la heladera o el freezer periódicamente, de acuerdo con las indicaciones del fabricante.
12. Mantené limpia la rejilla ubicada en la parte posterior del equipo. En algunos casos, si la heladera no tiene rejilla, la refrigeración se produce a través de las paredes laterales. Por eso, no es conveniente pegar papeles o imanes sobre ellas.
13. Descongelá el freezer antes de que la capa de hielo alcance 3mm de espesor: ¡podés ahorrar hasta el 30% de energía!


Varios consejos para que se te prenda la lamparita… de bajo consumo


14. Apagá las luces de los ambientes que están desocupados.
15. Reemplazá las lámparas que más horas al día permanecen encendidas por lámparas de bajo consumo. Consumen  75% menos de energía y duran 6 veces más.
16. Implementá sistemas de control en las lámparas como, por ejemplo, detectores de movimiento y presencia, células fotosensibles y temporizadores, para evitar que éstas permanezcan encendidas innecesariamente.
17. Regulá el nivel de iluminación artificial en función de la iluminación natural para poder aprovechar la luz del sol y disminuir el consumo de energía eléctrica.
18. Pintá las paredes de los ambientes de colores claros, para aprovechar al máximo la iluminación natural. Un consejo extra: usá pinturas de látex en lugar de pinturas al óleo. La pintura de látex libera menos vapores nocivos durante el secado.

Fuente: http://www.vidasilvestre.org.ar