Destilación solar

La energía solar es usada para destilar. Este sistema es muy útil en lugares y circunstancias donde la disponibilidad del agua para el consumo humano es baja o de escasa potabilidad.

Los equipos de destilación solar, si están fabricados correctamente pueden brindar una gran cantidad de agua potable por varios años.

 

 

Este mecanismo consiste en una caja o contenedor y se dispone de un recipiente o estanque con fondo negro donde se ubica el agua contaminada para destilar. Se cubre este espacio con una superficie transparente que permita el ingreso de la radiación solar, esto permite crear efecto invernadero y retener humedad dentro. La radiación solar en contacto con el recipiente negro hace que suba la temperatura del recipiente, del agua y del aire lo que causa su evaporación. El vapor de agua asciende entonces por convección hasta topar con la superficie transparente que debe tener un objeto pequeño y pesado como una piedra pequeña en el centro para ejercer peso, lo que le dará a nuestra superficie una forma de cono invertido. En la superficie se condensa el agua formando pequeñas gotas y gracias a la piedra se mantiene tenso el plástico y forma una superficie inclinada donde resbalan las gotas hacia su vértice inferior, para caer al recipiente vacío. El proceso continua hasta que no haya agua que destilar ni radiación solar.

El rendimiento de estos sistemas varía según la radiación solar.

Los porcentajes de aprovechamiento útil de la energía solar para destilar agua rondan entre el 25 y el 50%.

Existen más modelos de destiladores solares pero este es el mecanismo básico que se aplica a todos.

Fuente: www.sitiosolar.com