Curiosidades: ¿Autos eléctricos caseros?

En Bielorrusia…

Con 17 años, Sasha Kazlou, natural de Hrodna, Bielorrusia, ha construido a lo largo de los dos últimos años un coche completamente eléctrico a partir de cero. Dos de sus amigos le ayudaron a comprar algunas de las piezas para su construcción. Con un pequeño presupuesto, alrededor de 1.000 dólares o unos 8 millones de rublos bielorrusos, Sasha empezó a construir su coche eléctrico de tres ruedas en un garaje. Su única experiencia era con coches de radio control.

Lo primero que compró fue la batería de plomo y ácido en Alemania. Una batería convencional no específica para este tipo de vehículos. El resto de piezas en su gran mayoría proceden de tiendas de segunda mano y desguaces. La cáscara exterior del coche está hecho con fibra de vidrio y pintados de blanco.

Su ingenio le ha servido para unir en un vehículo un sin fin de piezas de distinta procedencia. Un enchufe de 220 V es suficiente para cargar el coche. Alcanza una velocidad máxima de 35 km/h y puede cubrir una distancia de 100 km con una carga completa. El interior es el mismo que en cualquier otro coche con dos pedales, freno y acelerador, un volante con llave, freno de mano y un pedal de marcha atrás. Hay incluso un cinturón de seguridad para mantener al conductor seguro.

Tal ha sido su éxito que ya ha comenzado su próximo proyecto, su propia moto eléctrica. Comenta que quiere que alcance una velocidad máxima de 80 kilómetros por hora. Ingresa en http://ecoinvento.com que estarán atentos de contarnos sus evoluciones!

A lo Argento…

Ricardo Berizzo es un ingeniero Rosarino que quería un auto eléctrico, y como no se fabrican ni comercializan en Argentina, y los precios de venta e importación son extremadamente altos, decidió fabricarse uno.
Actualmente el Vehículo Eléctrico Rosarino (VER) está habilitado para circular por la ciudad con un permiso municipal que permite y alienta el desarrollo de vehículos experimentales, y Ricardo lo utiliza todos los días para ir a trabajar. Con las baterías que tiene instaladas puede recorrer poco más de 30 kilómetros, pero todo el diseño fue construido de forma modular y puede ser mejorado con pequeñas inversiones.
Para cargarlo basta enchufarlo a la toma de corriente de cualquier casa, y dejarlo conectado durante 6 horas. El consumo es similar al de un secador de cabello o una plancha para ropa (1000 watts), y con un costo local de 3 centavos de dólar por kilowatt-hora, puede recorrer 30 kilómetros con 0,18 US$ o 72 centavos argentinos. Para más info entrá en http://www.proyectosandia.com.ar

¡Para compartir tus experiencias escribinos y no dudes en dejarnos tus comentarios!

 

Búsquedas recientes