Cinco motivos para reciclar

¡Hay más de cinco razones para reciclar !

Aquí enumeramos las primeras cinco

Un gesto tan sencillo como reciclar tiene grandes ventajas para el medio ambiente, la economía y la salud. Reduce la contaminación y la basura en rellenos sanitarios o en basurales a cielo abierto, evita la extracción de nuevas materias primas, ahorra energía y ayuda en la lucha contra el cambio climático, posibilita la creación de nuevos productos, y mantiene puestos de trabajo “verdes”. Aqui te proponemos cinco motivos más que suficientes para reciclar.

  1. 1. Reduce la contaminación y la basura en rellenos sanitarios:

Arrojados de forma incontrolada a la naturaleza, los residuos, algunos de ellos peligrosos, pueden causar graves daños en la flora y la fauna y contaminar ríos y acuíferos. Además de impedir que acaben de esta forma, el reciclaje evita que estos residuos acaben en rellenos sanitarios, cada vez más saturados. Los datos de algunos de los tipos de reciclaje más habituales son elocuentes:

  • Reciclar 3.000 botellas de vidrio evita 1.000 kilos de basura y reduce la contaminación del aire en un 20%.
  • Reciclar papel y cartón reduce en un 74% la contaminación del aire y en un 35% la del agua. Por cada 133 toneladas de papel recicladas se ahorra en los rellenos sanitarios un espacio equivalente a una piscina olímpica. Por cada tonelada de papel reciclado se salvan entre cinco y diecisiete árboles.

Los residuos orgánicos, separados de forma correcta, pueden aprovecharse para compostaje y evitar el uso de abonos industriales nitrogenados, cuyo uso intensivo ha resultado perjudicial para el medio ambiente.

  1. 2. Evita la extracción de nuevas materias primas:

La necesidad de nuevas materias primas para crear productos disminuye al reciclar los residuos:

  • Al fundir vidrio usado y darle nueva forma se ahorra un 93% de materiales.
  • Por cada tonelada de papel reciclado se salvan entre cinco y diecisiete árboles y se ahorran entre 21.000 y 50.000 litros de agua.
  • Dos toneladas de plástico recicladas ahorran una tonelada de petróleo.
  • Una tonelada de aluminio reciclado evita la extracción de cuatro toneladas de bauxita, el mineral del que se obtiene este metal.
  1. 3. Ahorra energía y lucha contra el cambio climático:

El proceso de extracción, elaboración y transporte de nuevas materias primas supone también el uso intensivo de energía, obtenida en su mayor parte con combustibles fósiles. El reciclaje utiliza menos energía: cada botella de vidrio reciclada evita consumir la electricidad que necesitaría una lampara incandescente de 100 w durante cuatro horas.

Al reducir el consumo energético, el reciclaje también contribuye a luchar contra el cambio climático. Un kilo de papel reciclado evita la emisión de 900 kilos de dióxido de carbono (CO2), uno de los principales gases de efecto invernadero.

  1. 4. Posibilita la creación de nuevos productos:

Los materiales provenientes del reciclaje se pueden utilizar para nuevos productos. Los envases de plástico dan lugar a bolsas, fibras, mobiliario urbano o material de construcción; el aluminio y el acero sirven para nuevos envases y láminas; el papel y el cartón se convierten en cajas, periódicos, papel de embalar o de escribir; y del vidrio se obtienen nuevas botellas y objetos.

Los materiales reciclados pueden convertirse en el mismo envase del que provenían, como el vidrio, o en productos muy distintos. Las latas de refresco pueden dar lugar a una llanta de coche, los tetra bricks a una caja de zapatos y las botellas de plástico PET, a un forro polar.

  1. 5. Mantiene puestos de trabajo “verdes”

El sistema de reciclaje da trabajo a cientos de personas que se encargan de su correcto tratamiento. También aquellos puestos de trabajo que tienen que ver con la aplicación de energías renovables son empleos verdes (empleos verdes en el marco de la OIT). Por supuesto que los trabajos antes de ser “verdes” tienen que ser decentes, este no es el caso de los recicladores urbanos en Argentina.

Fuentes:

http://www.consumer.es

http://www.ilo.org/