¡Arma tu propia Kokedama!

Originarias de Japón, las Kokedamas son sin lugar a dudas una forma novedosa y creativa de apreciar las plantas. Lindísimas desde todo punto de vista, plantean un desafío para los que amamos el verde y queremos incursionar en nuevas formas de cultivo. Parientes de los bonsáis, las Kokedamas (Koke, musgo, y dama, bola en japonés) no son otra cosa que plantas contenidas en bolas de musgo y sustrato, que necesitan mantenerse hidratadas.

1. Materiales

  • Sustrato de turba
  • Sustrato akadama (una especie de arcilla)
  • Musgo verde
  • Papel de diario
  • Hilo (cordel)
  • Agua
  • Tijeras
  • Guantes
  • Balde
Pasos para armar una kokedama

Pasos para armar una kokedama

 

2. Mezcla los sustratos y forma la bola de musgo

  • Ejemplos de mezclas: 70% turba + 30% akadama 50% turba + 15% sustrato arenoso + 35% akadama
    Es importante que al hacer las bolas los sustratos estén bien mezclados y que sean de la consistencia apropiada. Si la consistencia de la arcilla queda muy suelta, al regar se parte.
  • Forma de las bolas: cuadradas, redondas, triangulares, como lágrima, como estrella.

3. Remueve la tierra de las raíces de la planta

4. Inserta la planta dentro de la bola

5. Riega bien el musgo

Cubre la bola con el musgo

Cubre la bola entera con musgo y sujétalo en su lugar con el hilo, teniendo en cuenta algunas recomendaciones: debería ser de un color igual o similar al del musgo; utiliza hilo de algodón, ya que se integra al sustrato luego de un tiempo, lo que evita la necesidad de tener que retirarlo luego de que el musgo se afiance a la bola; también puede usarse tanza de pescar, que es casi invisible, pero que tiene la contra de que hay que retirarla luego.

Podés usar un piolín biodegradable para tu kokedama

Podés usar un piolín biodegradable para tu kokedama

7. Listo!

Después de hacer el kokedama, es necesario regarlo, así que prepara un balde que contenga la suficiente cantidad de agua como para cubrir la bola (no la planta) y sumérgela durante unos 10 minutos.

Cuidados

  • / No exponer al sol directo.
  • / No apretar la kokedama para escurrir el agua.
  • / Si el ambiente es seco, rociar las hojas con agua.
  • / Sumergir en agua cuando la bola de musgo esté seca.
  • / Cuidado con los gatos, les encanta morder y jugar con la kokedama.
  • / Girar la kokedama sobre su eje para que las hojas no se vuelquen hacia la luz solar.
  • / Controlar periodicamente la aparición de hongos e insectos que puedan afectar la planta para combatirlos a tiempo.
  • / La kokedama sufre más por el exceso de agua que por la falta de la misma.
  • / Limpiar las hojas con un algodón humedecido en agua si es necesario.
  • / Cortar las hojas secas con cuidado para no lastimar las hojas sanas.
  • / Fortalecer con fertilizantes y abonos orgánicos preferentemente agregándolos en el agua de riego.
  • / Si los hilos se sueltan se pueden coser con una aguja a la kokedama.
  • / Hablarle a tu kokedama. Ella te dá felicidad.

 

Fuentes:

http://kokedama.wikispaces.com/

http://casakokedamas.com.ar/

http://www.revistaohlala.com/